Literatura y Gastronomía

A través de la gastronomía los autores consiguen describir un personaje sin decir, ya que lo que comemos y cómo lo hacemos, nos define. También se consigue a través de la gastronomía describir una sociedad o dar una opinión directa o indirecta sobre ella.

Identificar al personaje por lo que come y cómo lo come, ya viene de la literatura clásica identificar a los personajes por lo que comen. El caso más conocido es el del Quijote, al que Cervantes define en el primer párrafo del libro por lo que comía:

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda”.

También la gastronomía es un instrumento para la ironía y el humor. Así lo demuestran novelas gastronómicas como Gran Soufflé de Lola Piera.

En ocasiones, las novelas tienen un objetivo didáctico en lo que a cocina se refiere y por ello aparecen recetas o nombres de platos con los que los personajes se deleitan o se disgustan porque le recuerdan a algo. Y es que la comida es un estado de ánimo y también son muchas las ocasiones que a través de ella se puede acercar al lector en qué situación se encuentran los personajes. “Como Agua para Chocolate” de Laura Esquivel:

Cuando se sentaron a la mesa había un ambiente ligeramente tenso, pero no pasó a mayores hasta que se sirvieron las codornices. Pedro, no contento con haber provocado los celos de su esposa, sin poderse contener, al saborear el primer bocado del platillo, exclamó, cerrando los ojos con verdadera lujuria:

—¡Éste es un placer de los dioses!

   …Sus miradas se encontraron y lo que vio en los ojos de él la hizo temblar. Vio muchas noches junto al fuego deseando la compañía de una mujer a la cual pudiera besar, una mujer a la que pudiera abrazar, una mujer… como ella. Sacó su pañuelo y trató de que junto con el sudor se fueran de su mente todos esos pensamientos pecaminosos.

Codornices con Pétalos de Rosa, «Como agua para el chocolate»

INGREDIENTES:

  • 12 rosas, de preferencia rojas
  • 12 castañas
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de fécula de maíz
  • 2 gotas de esencia de rosas
  • 2 cucharadas de anís
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 ajos
  • 6 codornices
  • 1 pithaya

Se desprenden con mucho cuidado los pétalos de las rosas, procurando no pincharse los dedos, pues aparte de que es muy doloroso (el piquete), los pétalos pueden quedar impregnados de sangre y esto, aparte de alterar el sabor del platillo, puede provocar reacciones químicas, por demás peligrosas… Es que verdaderamente este platillo es delicioso. Las rosas le proporcionan un sabor de lo más refinado.

Limpiamos bien las codornices y las salpimentamos a gusto.

En una sartén ponemos a derretir la mantequilla.

Ahora vamos a dorar a fuego lento nuestras codornices dándoles vuelta para que queden bien doradas por todos los lados.

Vamos a limpiar bien las rosas, las desojamos, apartamos los pétalos de una rosa para la infusión y machacamos el resto en el mortero con los anises.

Vamos con las castañas, vamos a hacerlas puré y reservamos.

Una vez doradas las codornices, reservamos y vamos con la salsa.

Sofreímos el ajo en Mantequilla.

En la cazuela que freímos los ajos, añadimos la pitahaya en trozos, la mezcla de anises y rosas, la miel, sal, pimienta y dos cucharadas soperas de la infusión de rosa que preparamos con anterioridad.

Añadimos la fécula de maíz y hacemos una salsa espesa, puedes batirla para que quede una salsa más lisa y si espesa demasiado agrega más infusión de rosas hasta que quede a tu gusto.

Baña las codornices con tu salsa bien caliente, adornar con pétalos de rosa

INFUSIÓN DE ROSAS: Los pétalos de una rosa y 250ml de agua, llevamos a ebullición, apartamos del fuego, dejamos infusionar 10 minutos, quitamos los pétalos y listo.

Como hemos ido viendo, aunque a primera vista parezca que la literatura y la gastronomía no tienen mucho en común, que no es así. La gastronomía es otra forma de hacer literatura, y esta pequeña muestra de libros da muestra de ello. La gastronomía es un personaje más, e incluso, en ciertos casos, el personaje principal si el cual la novela estaría huérfana.

Una frase típica, es que las novelas dejan siempre un sabor de boca.  En ciertos casos pueden estar relacionados con las recetas que aparecen en la novela o estar relacionado con algún recurso gastronómico, pero siempre se relaciona con el final de la misma.

Sin lugar a dudas comer es un de los mayores placeres de la vida, y leer.

¡Feliz lectura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.