Este bosque inmenso, Noemí Trujillo

Como un pájaro que nace y muere en cada verso y poema, el fuego de la poesía revive una y otra vez con cada relectura. Así lo han hecho los poemas incluidos en esta antología, Este bosque inmenso, una selección de lo escrito por la autora entre 2008 y 2021. Con obras publicadas previamente, pero también con poemas inéditos, viajamos por la trayectoria vital de la poeta y de la mujer, ineludiblemente unidas en cada estrofa.

La mujer y la poeta (que son puro fuego carnal en la primera etapa) van madurando con el paso de los años hacia una voz más metafórica, más artística, pero no menos pasional, no menos intensa, no menos feminista ni guerrillera.

Nos encontramos ante una mujer y poeta que escribe a princesitas que navegan en asteroides; que nos habla de Lorca, de Nueva York; de las ansias de ser madre y la tristeza de no serlo; de la vida y de la muerte, del amor y de la soledad. Del ansia de vivir.

Este bosque inmenso es un canto al amor, al hombre que tiene un rato de intimidad para leerle un cuento a su hija. A una ciudad, como Roma, llena de iglesias y de cuadros de Caravaggio. Un canto a la maternidad, a las madres sin hijas y a las hijas sin madre. A la evolución del amor y a la evolución de la vida, desde un 2008 tan lejano que parece que hace un siglo desde su paso por nuestras vidas a un 2020 y un 2021 en el que todo ha cambiado. La pandemia de coronavirus ha cambiado nuestros versos y los de la autora, ha borrado los besos de las calles de Madrid, Roma, Getafe, Barcelona… Pero como un canto a la esperanza y a la vida, no ha borrado los versos, no ha borrado la poesía. Las mujeres guerrilleras, las mujeres poetas, las mujeres madres… o mejor dicho, las guerrilleras, las poetas y las madres, siguen reencarnándose. Lo hacen en esta antología de poemas que le hablan a la autora. Porque ella habita en ellos y ellos habitan en ella, como la poesía, el amor, el dolor, la vida y la muerte habitan en todos nosotros.

La magia de la poesía, la composición fotográfica y la ilustración conceptual se dan la mano en la cubierta de Este bosque inmenso, que se convierte en metáfora del arte y de la feminidad; Noemí Trujillo, poeta, Laura Huertas-Martín, fotógrafa, y Elena Díez Fernández, ilustradora, son mujeres artistas, amigas y creadoras. Han unido sus manos para combinar las artes y las vanguardias, la sangre y las palabras. Juntas crean un paseo imaginario por el cuerpo de la mujer: sangre, espejismos y compresas forman parte de la cubierta y del interior del libro como un grito que representa lo femenino colectivo, lo femenino en el arte, lo femenino en la vida.

Una selección de poemas escritos entre 2008 y 2021 que constituyen una parte representativa de su trabajo y que cierran un ciclo de poesía. Así, la autora afirma: «Mi mundo poético es mi espacio más personal».

Este bosque inmenso forma parte de la colección Imaginal de poesía de Olé Libros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.