Entrevista a Arturo Díaz

Todas mis amantes es una novela amable. Un puzle en el que todas y cada una de sus piezas encajan en una narración que se va construyendo a la par que sus personajes. Cada una de las voces es un velo que cae para mostrar, para dejar ver. Un juego de espejos perfectamente montado en el que el lector se adentra de la mano de un autor que tiene la historia perfectamente montada en su cabeza y que traslada con una sencillez que, a la vez, desprende profundidad, tanto en la historia en sí como en cientos de ideas y frases que durante el texto te llaman a la reflexión y a deleitarte con ellas.

Hola Arturo ¿nos podrías hablar un poco de ti?

Mi biografía la resumo en 50 palabras:

Una bicicleta verde.
Dos sólidas piedras desde las que emprender el vuelo.
Tres estrellas que guían mis pasos.
Brazos siempre abiertos.
Los mejores compañeros.
La tenacidad del grafeno.
Viajes, muchos viajes por este y otros mundos.
Éxitos y fracasos en la misma proporción ...
... y para desayunar un sueño recién hecho.

Eres ingeniero industrial por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid, especializado en Organización Industrial. En la actualidad ejerce como director general de NEFAB España y cuenta con una gran experiencia en empresas multinacionales como Ericsson y Siemens, entre otras ¿Qué es lo que te lleva a escribir Todas mis amantes?

Todas mis amantes brotaron desde alguna arte de mi alma. Aunque no me creáis, no fui yo. Creo que llevaba escondida en mi interior mucho tiempo y una tarde decidió salir, me sorprendió hasta a mí. No hubo esquemas, no hubo preparación, los dedos no eran capaces de seguir las ideas que los personajes me dictaban. Fue una experiencia maravillosa.

Arturo, sabemos que has escrito poesías, canciones, cuentos, libros de tu ámbito profesional, pero Todas mis amantes, es tu debut literario, ¿qué va a encontrar el lector en el libro?

Creo que el lector encontrará mucho de mí, cómo entiendo la verdad, que uno de los personajes define como: «Propiedad personal de quien la proclama. Bruja de mil caras imposibles de recordar. Desmemoriada e insaciable vividora de nuevos momentos. Incapaz de volver a vivir con certeza un instante pasado para dar firmeza a cualquier afirmación».

Pero, sobre todo, espero que entienda la necesidad de trabajar con pasión todo aquello que se desea y especialmente el amor. No creo demasiado en que todos podamos encontrar a nuestra media naranja, no creo que exista, estadísticamente es casi imposible, sin embargo, creo que hay que currarse las relaciones y especialmente la relación de pareja, convertirla en algo único, en tu mejor compañero o compañera y sobre todo en tu mejor amante.

¿Qué te ha llevado a escribir el libro?

Como decía, salió sola. No hizo falta demasiada ayuda. Sin embargo, te puedo decir qué me llevó a publicarla: La COVID. Lo pasé muy mal, tuve COVID los primeros días de marzo de 2020 y me di cuenta de que la obra podía haberse quedado oculta para siempre en un archivo del ordenador y quise mostrar a quienes me rodean, que los proyectos hay que llevarlos a término y aceptar lo que el futuro nos tenga reservado y limitarnos simplemente a aprender y empezar de nuevo.

Me daba mucha vergüenza, era algo muy diferente a todo lo que hago y por lo que puedo ser conocido, pero me apetecía mucho asumir las consecuencias de esta aventura, mostrar algo más de mí, que normalmente no ven los que me rodean.

¿Crees que el amor todo lo puede?

Creo más en la convicción de cada uno de nosotros por sacar algo adelante. Si además, lo que quiera que emprendas, lo haces con amor, el éxito está asegurado.

Una librería se convierte es el escenario perfecto que acoger los encuentros deestos amantes, ¿piensa que las librerías son un trocito de paraíso en la tierra? ¿un lugar donde evadirnos y viajar a otros mundos? ¿un salvavidas al que agarrarnos?

Las librerías son una gran ventana al mundo, al mundo exterior y al mundo interior de cada escritor. Los libros son un regalo que nos sitúan en una posición de privilegio si sabemos leerlos, si sabemos aprender de ellos, no de lo que dicen, sino de lo que nos hagan pensar a nosotros. Como decía antes, no creo en la verdad absoluta, sino en las verdades relativas, aquellas que cada uno observamos y de la que podemos aprender. Los libros nos regalan un sinfín de puntos de vista, miles de perspectivas y asomarse a cada una de ellas es un privilegio.

Además, tienen un olor especial. Como dice él: «Un olor con sabor a cerrado y un toque almizclero de papeles y maderas viejas».  

Nuestra revista es literaria, así que nos es obligado preguntarte, ¿cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

¿El primero? Es difícil de recordar, me vienen a la cabeza unos cuantos, pero quizás Rimas y Leyendas de Bécquer, o Platero y yo, de Juan Ramón Jimenez. Me gustaban por la música. Sí, los dos tienen una melodía especial, fácil de seguir, de bailar y de soñar con ella. Me gusta que los libros tengan música, clásica, rock o reguetón. Los libros si tienen música, se leen mejor, aunque cada capítulo tenga la suya.

Arturo Díaz

¿Quién es tu escritor favorito?

¿No depende eso del momento, de cómo estés tú? ¿No es como otros placeres de la vida? Hay muchos, los mencionados anteriormente, Gabriel García Marquez, Edgar Allan Poe,  Federico García Lorca, Azorín, Henry James. Muchos, de verdad, no hay uno favorito.

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado conocer?

Mi mujer y yo estamos de acuerdo: Hercule Poirot.

¿Y escribir? ¿Qué personaje literario te hubiera gustado escribir?

Don Quijote, sin duda. Tengo otros que me han impactado, pero creo que el hidalgo Alonso Quijano es mi favorito. Un idealista empedernido, defensor de débiles y causas ajenas. Enamorado del honor y del amor y al que le hubiera gustado Todas mis amantes y le hubiera puesto por título “Mi bella Dulcinea”.

¿Alguna manía a la hora de escribir o leer?

El silencio a mi alrededor y música en mi cabeza. En mi cabeza necesito música. Música que se entreteja por sí sola con el texto que estoy escribiendo. Cada párrafo es una melodía, a ser posible sin letra para que no influyan en el texto, pero con la cadencia adecuada para hacer posible el momento de la historia.

A mi alrededor, el silencio. Creo mis mundos en el aire, están ahí, puedo verlos, y no me gusta que nadie los descoloque, ni siquiera al rozarlos con su aliento.

¿Y tú sitio y momento preferido para hacerlo?

Mi cueva, como la llama mi familia. Normalmente mi buhardilla, pero puede estar en cualquier sitio, si consigo hacerlo mío. Saber dónde está cada cosa, cómo funcionará el ordenador, cómo sonará la música, tener espacio para mis esquemas y sobre con una buena conexión a internet.

¿Qué escritor o libro te ha influido en tu trabajo como autor?

Todos sin excepción, así como cada segundo de mi vida. Los libros son parte de la biografía del autor, al menos eso pienso yo. En mis libros esta todo lo vivido, todo lo soñado e imaginado, pero todo sale de mis experiencias, nada surge de la nada como por arte de magia, todo lo llevas dentro. Cada libro leído forma parte de tus personajes, como decía cuando me preguntabas por el personaje que hubiera querido escribir, ¿no convierte don Quijote a Dulcinea en una síntesis de Todas mis amantes?

¿Arturo, que personaje histórico te hubiera gustado conocer?

Hacéis preguntas difíciles, al menos para mí. A mí me gusta todo y todo el mundo. De todo y de todos se aprende, sin excepción. Hay un personaje anónimo, o no tanto, con el que me he topado en mi tercer libro. He invertido muchas horas en descubrir quién fue y que es lo que hizo en su vida y todo ello por tan solo la casa que se construyó en San Luis de Potosí. Nació en Figueras en mil ochocientos treinta y ocho, llegó a México muy joven y me ha hecho enamorarme de San Luis, de la Huasteca Potosina, de esa etapa de la emigración española del siglo XIX, de la historia de México. Como ves soy fácil de conquistar. Un personaje histórico, sin lugar a duda, Miguel Ángel.

¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir?

Todo el que puedo. Robo horas a la noche, a los fines de semana y con suerte a alguna que otra tarde. Como en el amor, escribir es una cuestión de mucho trabajo y más trabajo. Al igual que no creo en la media naranja, no creo en las musas. Existir, existen, pero yo no las espero, empiezo a escribir y sé que llegarán en cuanto puedan, si les apetece y si no, peor para ellas.

Nos puedes hablar de tu siguiente proyecto.

Sadigua. en Todas mis amantes no hay casi personajes y sobre todo e intencionadamente, no hay nombres. En Sadigua encontraréis una aventura repleta de personajes, cada uno con su nombre. Por cierto, el protagonista, Martín, Sadigua, es de Talavera, como yo, un pequeño homenaje a mi pueblo. Una aventura apasionante con la que quiero que todos entendamos el peligro de llevar un teléfono en el bolsillo y prodigarnos en las redes sociales, más aún, cuando exponemos nuestras vidas a la vista de cualquiera, pensando que a nadie le puede interesar.

No tiene nada que ver con Todas mis amantes, radicalmente distinta. Para esta si hubo esquemas, hojas de cálculo y un collage con fotografías para identificar a cada uno de los personajes. Creo que, al igual que Todas mis amantes debería ser lectura obligada para todo aquel que quiera amar y encontrar a su amante perfecta, Sadigua lo debería ser para todos aquellos que estamos en las redes sociales, especialmente los más jóvenes.

Mi tercer proyecto, el que tengo ahora mismo entre las manos, está relacionado con el personaje histórico del que os hablaba y se desarrolla en la Huasteca Potosina.

La pregunta que me hago cada día es «¿por qué no empecé a escribir mucho antes?», os lo recomiendo, es una magnífica forma de vivir intensamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.