Entrevista a Paula Demerson Ponce

Paula Demerson Ponce, nació en Valencia, y a la que la curiosidad siempre le ha llevado por el camino opuesto al que le recomendaban tomar. Desde muy pequeña le ha fascinado la cantidad de aprendizaje que existe en las conexiones con otras personas; ya sean nuevas o de toda la vida.

Tras terminar la carrera que siempre ha sido su pasión, psicología, sintió que todavía le faltaba mucho por aprender y conocer. De esas cosas que, desgraciadamente, no están grabadas en los libros de educación. Siempre le ha apasionado descubrir lo desconocido; llenar su mente y alma de aprendizajes y experiencias que le den nuevos ojos ante las distintas etapas que comprende la vida de una persona. Desde los diecinueve años ha estado sumergiéndome en distintas culturas, personas y paisajes que le han ayudado a desarrollar un conocimiento más amplio sobre el mundo y los distintos estilos de vida que existen en cada esquina.

Damos la bienvenida a Paula Demerson Ponce a nuestra revista. Hola Paula, eres licenciada en psicología, pero ¿nos puedes hablar un poco de ti?, ¿quién es Paula?

¡Hola! Encantada de que me recibáis. Pues si te soy sincera no me gusta definirme de ninguna forma concreta. Porque sinceramente lo que fui ayer ya no lo soy a día de hoy. Pero algo que se mantiene en mi con el paso del tiempo es mi curiosidad por el crecimiento personal. Me crea mucha intriga este proceso y me mantiene motivada por la vida. Así que te diría que soy alguien que siempre busca nuevos caminos que me permitan conocerme más y evolucionar en distintos aspectos.

Recientemente has publicado Cómo sobrevivir a cuando los cerdos vuelen, ¿qué nos puedes contar del libro, y que se va a encontrar el lector?

Así es. Es un libro, te diría, completamente espontáneo. No puedo ni siquiera decir que es un libro planeado al que le he dedicado muchísimo esfuerzo, porque no lo siento así. Siento que fue creado con mucha fluidez, disfrute y naturalidad. Es como una construcción de experiencias personales, que en su día consideré que podrían ser útiles para otras personas, junto con reflexiones y planteamientos a la lectora sobre qué carajos estamos haciendo con nuestro tiempo y decisiones.

Paula, ¿qué te ha llevado a escribir este libro?

Eso se lo dejo al lector. Que lo lea en el libro. Pero, resumiendo, sería algo así como el momento adecuado en el lugar adecuado y en el estado mental adecuado. La paz y el vacío de toda la toxicidad mental que trae la soledad cuando te decides a abrazarla dan para muchas cosas buenas.

Como sabes nuestra revista es literaria, así que nos es obligado preguntarte ¿cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

Pues sinceramente nunca me ha gustado leer ciencia ficción o cuentos, historias de amor, ni nada por el estilo. Siempre he sido más de libros con los que pudiese aprender algo nuevo o que me sacudieran un poco la
mente. Y un día, tras mucho tiempo sin leer nada ni encontrar nada que me llamara la atención, me topé de casualidad con el libro autobiográfico de Mahatma Gandhi. Y pensé “¿por qué no?”. Sin duda, no me dejó
indiferente en absoluto. De hecho, desde ese libro empecé a ver la vida con otros ojos.

¿Y tu escritor favorito?

Probablemente D. Miguel Ruiz. Me parece un hombre muy sabio, que trata temas demasiado importantes para el vacío existencial y la escasez de humanidad y simpleza que existen en nuestra sociedad de hoy en día. Además, consigue, con mucha facilidad y naturalidad, calarte con sus palabras y que te sientas identificada con lo que dice. Para así poder ver reflejada esa reflexión que él propone en tu propio ser.

“La paz y el vacío de toda la toxicidad mental que trae la soledad cuando te decides a abrazarla dan para muchas cosas buenas “.

¿Qué escritor o libro te ha influido en tu trabajo como autora?

Victor Frankl me influyó mucho a la hora de escribir este libro. Me leí casi todos sus libros en la misma época que escribí Cómo sobrevivir a cuando los cerdos vuelen y los sentí muy acorde a lo que yo pretendía transmitir.

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado conocer y crear?

 Como he dicho antes, no soy muy de leer historias con personajes. Pero he de decir, que en su día me leí En los zapatos de Valeria de Elísabet Benavent y disfruté muchísimo con el personaje de Lola. Es alguien con la que me siento identificada en muchos aspectos y con la que creo que conectaría bastante en la vida real.

¿Y personaje histórico? ¿Qué personaje histórico te hubiera gustado conocer?

La verdad que desde muy pequeña me ha llamado mucho la atención Martin Luther King. Es alguien que recuerdo que me creaba mucha curiosidad y admiración. Su templanza, valentía y respeto a la hora de luchar por un movimiento tan sumamente atacado, desvalorizado y burlado. Más todo lo que consiguió a pesar de todo. ¡Le daría un abrazo enorme de todo corazón!

¿Alguna manía a la hora de escribir o leer?

 Definitivamente. Necesito música existencial de fondo. De esa con la que te tiras en la cama a llorar los momentos tristes a la vez que extrañas los felices. Ese tipo de música me inspira mucho para acceder, escuchar y plasmar lo que guardo bien adentro de mí.

¿Tu sitio y momento preferido para hacerlo?

Probablemente una terraza con vistas a la montaña mientras me tomo mi café mañanero.

¿Planificas las historias al detalle antes de escribirlas o las deja surgir sobre la marcha?

Totalmente sobre la marcha. Me da la sensación que cuanto más planifico, trato de organizar y de perfeccionar menos consigo conectar con lo que escribo.

«Me encanta desencajar aquello que se creía inamovible.»

 ¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir?

 Cuando el corazón me lo pide. A veces no escribo en semanas y a veces escribo dos veces por día durante un mes entero. No me presiono para escribir porque sé que lo que tenga que salir saldrá cuando esté preparado y encuentre sus palabras para ser compartido.

¿Ha cambiado algún final después de escribirlo?

 El final de Cómo sobrevivir a cuando los cerdos vuelen lo cambié tres mil millones de veces. Creo que todos y todas en general le ponemos muchas expectativas al final. Eso puede conllevar que no fluya correctamente para la persona que lo escribe y que fastidie un libro maravilloso para la lectora que no se deja sorprender.

Y para finalizar, ¿nos puedes decir algo de tu siguiente proyecto?

Ojalá pudiese decir mucho pero está todavía bastante crudo en el horno, no te voy a mentir. Estoy entre dos proyectos muy distintos entre sí y todavía tengo que ver hacia dónde se dirige la inspiración. Pero salga lo que salga al final, será otro libro sin tapujos que sacudirá, aunque sea una mínima parte, las creencias del lector. Me encanta desencajar aquello que se creía inamovible. ¡Mis libros no serían para menos!

¡Muchísimas gracias por estar con nosotros y nuestros lectores compartiendo esta entrevista, ha sido todo un placer!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.