Hablamos con Eulàlia Canal

Eulàlia Canal es escritora de literatura infantil y juvenil, poeta y psicóloga con más de veinte años de trayectoria. Ha colaborado en varios proyectos infantiles en el campo de la música y el teatro y también ha escrito letras de canciones y ha compuesto la letra de la conocida canción de Navidad M’agrada el Nadal de Dàmaris Gelabert.

De pequeña tuve la suerte de vivir en una casa repleta de libros, gracias a mi padre que me transmitió el amor por los libros y la poesía. Creo que esto ha sido una de las cosas que mas agradezco de mi infancia y me ha llevado a escribir, a descubrir la magia de crear historias y compartirlas.

En esta historia breve siento que expreso algo esencial para mi, el poder de las palabras, los libros  y la imaginación para derrumbar muros y construir un mundo mejor.

Me inspiré en una imagen de una valla de rejas, donde la parte de arriba se convertía en pájaros que arrancaban a volar. Eso me hizo pensar en todos los muros que construimos entre países, las fronteras que separan familias enteras y en el dolor y la impotencia que viven esas familias.

Es mas complejo y genera mas responsabilidad. La literatura infantil tiene muchas capas, tiene que llegar al niño y conectar con él, pero también con los padres, maestros, abuelos y todos los amantes de la literatura.

La palabra, nos permite expresar y comunicar, nos hace humanos. Saber utilizar y escoger las palabras adecuadas en cada ocasión nos permite progresar y avanzar.

La imaginación es como una película en nuestra cabeza y nos da la capacidad de ir mas allá del presente y la realidad.

Siempre les digo a los niños que solo con las palabras y la imaginación podemos inventar la historia que queramos, que son nuestros superpoderes, pero que hay que aprender a utilizarlos.

No recuerdo exactamente, me gustaba leer comics, Tin-tin y Asterix y Obelix, y luego me enganché a las colecciones d’Enid Blyton, devoraba todos sus libros.

La literatura infantil tiene muchas capas, tiene que llegar al niño y conectar con él

Me sentía feliz con un libro, empezaba a leer y me absorbía tanto que me olvidaba del mundo. Era como si viviera las aventuras con los personajes, como si fueran mis amigos. También me fascinaba la poesía ( Becquer, García Lorca), la música de las palabras.

No tengo solo uno, pero una autora que la considero un referente es Cornelia Funke. El libro Corazón de tinta.

Creo que mi pasión por la poesía. Cuando escribo tengo la inquietud de fijar-me no solo en lo que digo sino en como suenan las palabras, el sonido de la voz de la historia y en buscar imágenes sugerentes y originales para describir las cosas.

Y mis hijos, verlos crecer y compartir con ellos cuentos me ha inspirado muchas historias. Son los primeros que las leen y me encanta compartirlas con ellos.

La palabra, nos permite expresar y comunicar, nos hace humanos

Pipi Calzas largas, hubiera sido muy divertido.

Mercé Rodoreda, una escritora que admiro mucho.

Me gusta empezar siempre a mano, con papel y lápiz y hacer muchas anotaciones antes de ponerme con la pantalla en el ordenador. Tengo muchas libretas o folios esparcidos por la mesa con esquemas y notas. Son la brújula de la historia.

La mesa de la cocina que da a la terraza. Es una mesa grande y es el lugar de la casa donde hay mas luz natural.

La imaginación es como una película en nuestra cabeza y nos da la capacidad de ir mas allá del presente y la realidad

Mi rincón de sofá o en la cama cuando me voy a dormir, siempre con un libro.

Sí, que el protagonista y narrador va a ser un gato negro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *