Un Misterio en París

La ingeniosa trama nos enreda en un intrigante thriller en el que destacan, además de un enfoque psicológico sobre el demonio de los celos — tanto masculinos como femeninos — , implicaciones políticas, desconcertantes escenas en el tren nocturno entre París y Aviñón, y, en definitiva, un sinfín de giros que tendrán su culmen en un final apoteósico, un gran clásico de la novela negra: la deslumbrante escena del juicio en la que saldrá a relucir toda la verdad.

Tras unas vacaciones que el periodista Rouletabille y su esposa comparten con el matrimonio Boulenger, se produce un doble asesinato. La actitud ambigua de las víctimas, que coqueteaban desde hacía tiempo, lleva a la policía a considerar a Rouletabille como principal sospechoso. El reportero, brillante detective aficionado, necesitará toda su sagacidad para probar su inocencia. A través de Sainclair, quien ha aceptado ser su abogado y se convierte en el narrador del caso, podemos seguir las aventuras de esta trepidante investigación con un un sinfín de giros que tendrán su culmen en un final apoteósico: la deslumbrante escena del juicio en la que saldrá a relucir toda la verdad que se convirtió en una de las mejores novelas de esta serie de culto que Leroux dedicó a su alter ego literario.

 SOBRE EL AUTOR

Gaston Louis Alfred Leroux (1868-1927). Eminente periodista y escritor francés, mundialmente célebre por sus novelas policíacas y de misterio, entre las que destacan El fantasma de la ópera (1910), El misterio del cuarto amarillo (1907), El perfume de la dama de negro (1910) o la novela que nos ocupa, Un misterio en París o El crimen de Rouletabille, aparecida por entregas en el diario Je sais tout en 1921 y en forma de volumen en 1922. La obra ha sido objeto de numerosas y exitosas adaptaciones cinematográficas, como el resto de publicaciones del autor.

Fotografía: d Época Editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.