Se estrena en Madrid El Encanto de una Hora, de Jacinto Benavente

El encanto de una hora es una pieza de salón de [los números imaginarios], producida por Bella Batalla y el Teatro de La Abadía que se representará los días 20 y 21 de noviembre. El encanto de una hora se sitúa en un salón de baile de una zona costera española, en la que dos cuerpos solitarios esperan inmóviles En 1892, Jacinto Benavente publicaba Teatro fantástico, considerado el texto que sentó las bases del teatro modernista en nuestro país y en el que incluía la pieza corta El encanto de una hora. En ella, dos figuras de porcelana vuelven a la vida a medianoche. Ahora, en un salón de baile de una zona costera del 2021, el director Carlos Tuñón recupera dicha pieza trasladando sus conceptos esenciales a la escena contemporánea.

Ambas realidades se funden y conviven; la España de entonces y la España de ahora, los versos de Benavente y nuestra realidad actual en un sueño de libertad y de posibilidad de cambio. Los cuerpos de Patricia Ruz y Jesús Barranco se encuentran en un paraíso anclado a otra época en la que dos cuerpos solitarios esperan inmóviles, como las dos figuras benaventinas, hasta que también reviven.

Jacinto Benavente y Martínez (Madrid, 12 de agosto de 1866-Madrid, 14 de julio de 1954) fue un dramaturgo, director, guionista y productor de cine español. Prolífico autor teatral, en 1922 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Abordó casi todos los géneros teatrales: tragediacomediadramasainete. Todos los ambientes encontraron cabida y expresión cabal en su escena: el rural y el urbano, el plebeyo y el aristócrata. Su teatro constituye una galería completa de tipos humanos. La comedia benaventina típica, costumbrista, moderna, incisiva, supone una reacción contra el melodramatismo desorbitado de Echegaray

Jacinto Benavente y Martínez

Lejos del aparato efectista de este último, Benavente construye sus obras tomando como fundamento la vida. Realismo, naturalidad y verosimilitud son los tres supuestos de que parte su arte, sin excluir en muchos momentos cierto hálito de poesía o de exquisita ironía. Conoce perfectamente todos los recursos escénicos y sabe dar relieve dramático a las acciones más intrascendentes. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.