Hablamos con Nora Rodríguez

Autora de numerosos libros, actualmente lidera y dirige la Consultoría HSI & HCI (Happy Schools Institute & Happy Companies Institute) con la que, lidera un equipo de profesionales de diferentes países que trabajan por la promoción de la resiliencia social. En su larga trayectoria destaca el haber creado y dirigido programas de impacto educativo como la Escuela Internacional de Justicia Juvenil, con sede en Bruselas, así como el I Congreso Internacional de «Educación del cerebro social en las aulas».

Hola Nora, ¿nos podrías hablar un poco de ti? ¿Quién es Nora? ¿Qué hobbies tiene?

Probablemente una persona qué desde edades muy tempranas he creado historias en mis juegos en la que ayudaba a mucha gente. Vivía en un pueblo y se necesitaba mucha imaginación para matar el aburrimiento.  Tal vez eso  me llevó a desarrollar fácilmente mi habilidad para escribir. Muy tempranamente con ocho años ya escribía poemas,  aprendí a leer  con cuatro, y a los nueve ya escribía cuentos. Era un mundo donde había muchas historias,  de esas que van de un lado a otro y que medio escuchas pero no se sabe  bien de quién hablan… Las que te dabas cuenta que no podían contar  y quedaban por la mitad, y las que sí. Era un pueblo donde la vida cultural la  organizaban más las mujeres, porque los hombres o iban a la fábrica o al ferrocarril, así que aprendías  no solo de tu madre sino de observar a otras mujeres. Posiblemente eso me hizo también escribir cuentos con personajes femeninos, con dos de ellos gané antes de los 30 años dos veces el segundo premio en narrativa breve por la sociedad Argentina de Escritores. 

Me gusta escuchar buena música, leer cosas complejas. Mejor si es de temas que no entiendo porque son desafíos para estudiar, para  leer otros autores,  investigar , o para conectarme con personas de las que puedo escuchar cosas diferentes. Me aburre  sobremanera la monotonía,  me aburren  tremendamente las conversaciones en círculo…..

¿Nos podrías hablar brevemente sobre tu trabajo? Eres CEO & Founder de Architects of Happiness, es educadora, consultora, ensayista y mentora de mujeres líderes. Eres autora de numerosos libros, actualmente lidera y dirige la Consultoría HSI & HCI (Happy Schools Institute & Happy Companies Institute).

Actualmente trabajo como mentora de líderes  y como consultora independiente para Organismos Multilaterales creando proyectos y programas; también  para  organizaciones internacionales creando proyectos para mujeres, destinados a aumentar su liderazgo, así como promover la equidad y el emprendimiento con mujeres y hombres. Me parece que es importantísimo sumar ese 50 %  del liderazgo que aún falta en el mundo, y que nadie nos lo va a proporcionar a no ser que  lo hagamos por nosotras mismas. Y ya sabemos cómo.

Autoliderazgo Femenino ¿Qué nos puedes decir del libro?, ¿ qué va a encontrar el lector en el libro?

Desde que salió a la luz me escriben mujeres que lo leen y me dicen que  les resulta tan  inspirador  que se preguntan cómo pueden sentirse potentes y apasionadas, cómo pueden reinventarse e   impactar con sólo conocer su mapa interno.  Empiezan a ver su  realidad de liderar  desde otra perspectiva. Sintetizando mucho te diría que hemos de  pensar que si nos identificamos sólo en términos de liderazgo femenino nos estamos  frenando. En  verdad hay que empezar a hablar del liderazgo de las mujeres,  pero más allá de lo aprendido. Es  decir un liderazgo que sale del mapa que se dibuja del interior de cada una de nosotras; de la suma de valores talentos y habilidades,  de lo vivido,  de lo investigado de lo que deseo aprender y lo que no quiero aprender de la gente; con la que me quiero relacionar y con la que no me quiero relaciona. Es  un liderazgo que va de dentro hacia afuera,  no desde estereotipos que nos  modelan. Si bien es cierto que falta un largo camino para que lo logremos no es menos real que cuando una mujer empieza a tener un liderazgo cada vez más auténtico más puertas se le abren.

Hasta ahora lo que se creía, es que si te adaptabas podías ser la mejor líder en tu ámbito, empezando por asimilar los estilos de liderazgo femenino y desde ahí ibas a avanzar. Hoy sabemos que  no es así; en mis veinte  años como mentora de líderes   he detectado unos 50 estilos de liderazgo en las mujeres, de los cuales trabajamos los  18 y 20 estilos  que más necesitan, porque ya están dentro de ellas. El 99%  lo logran y han  alcanzado cotas más altas de liderazgo, y también  un liderazgo mucho más exponencial y algunas  han sido  premiadas a nivel internacional

¿Qué te ha llevado a escribir el libro?

Creo que la conciencia de que las mujeres  tenemos que autoeducarnos y no pensar en una educación que viene desde fuera, activar con responsabilidad el autoconocimiento, el crecimiento, la ética y el sentido de dignidad aumentando la dignidad de los demás como primer punto.

Como segundo punto,  la necesidad urgente de que ante un tiempo incierto ambiguo volátil y tan cambiante no se puede seguir esperando que avancemos si sólo tenemos  un  50% del liderazgo representado por hombres mayoritariamente, falta el otro  50%,¿ no?

La  pandemia nos ha traído un gran desafío de un mundo que se ha puesto patas arriba, pero ahora hay que vivir en ese mundo patas arriba y lo que no podemos  es construir un modo nuevo con parámetros viejos.  De hecho te contaré un secreto, son tantas las combinaciones posibles, que  hay tantos estilos de liderazgo como mujeres en el mundo.

Nuestra revista es literaria, así que nos es obligado preguntarte ¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

Bueno evidentemente como Argentina imaginarás que los libros que me impactaron cuando tenía doce años eran los cuentos  de Cortázar. Era una manera entender realidades desde otras realidades.

¿Quién es tu escritor favorito?

Probablemente Miguel Ángel Asturias,  con El señor presidente,  es una obra de un realismo mágico que los releo por puro placer.  Hay  unas metáforas y  un trabajo estilístico y lingüístico impresionante. Lo leí con veinte años.  No sé si me inspiró tanto que gané dos veces  dos premios literarios por la sociedad Argentina de escritores, aunque en  la categoría cuento.

También estudié también Filología en Argentina, por lo que tuve mis romances literarios con muchos escritores.   Homo Faber de Max Frisch; Thomas Mann; Isaac Bashevis Singer…

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado conocer?

Sin duda a Emma Bovary y la María Estuardo de Shiller.

¿Alguna manía a la hora de escribir o leer?

Sí claro qué  escritora o escritor no la tiene.  Cuando escribo me encierro y  necesito estar sola,  pasar muchas horas sola,  porque  tengo grandes peleas conmigo misma hasta que encuentro lo que sé que está ahí y que tiene que transformarse en eso que quiero que la lectora vea, pero con sus ojos.  Así es el ensayo,  sea una  palabra,  sea un  párrafo,  sea un concepto,   necesito ponerme de acuerdo conmigo misma para encontrar ese desde fuera.

Sí tengo  muchas contrariedades cuando escribo.

¿Y tú sitio y momento preferido para hacerlo?

No existe un sitio o un lugar preferido tengo la ventaja de que  puedo disponer de gran parte de la casa y entonces en algún momento escribo en un lugar, en otro momento escribo en otro. Yo  no puedo estar en un mismo sitio haciendo una misma actividad.  Generalmente lo hago en el escritorio; a veces me quedo durante las noches en la cocina con mi portátil, otras veces me quedo en el comedor, a veces me voy a la terraza. Es decir, es como que creo que según el tema o la parte del libro que esté trabajando necesito un espacio u otro; lo que sí sé es que no me gusta relacionarme con gente cuando escribo.

¿Qué escritor o libro te ha influido en tu trabajo como autor?

Creo que ninguno en especial y todos en general, es decir,  cuando escribía cuentos evidentemente mis lecturas habían influido,  pero no  me gano la vida escribiendo cuentos. Me gano la vida escribiendo ensayos. Creo que el primero en impactarme fue J. Campell con su Héroe de las mil caras, luego  J. Huizinga. No olvidemos que cuando estudias Filología lees mucho ensayo.

¿Nora, que personaje histórico te hubiera gustado conocer?

No lo tengo muy claro nunca me lo pregunté pero evidentemente la época de los estoicos es fascinante Y me hubiera gustado escucharlos y vivir en esa época sin duda.

¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir?

Nunca  menos de 10 horas ni más de 16 creo que que es parte de la vida escribir, y  no puedo no escribir; pero ten en cuenta que escribir es sólo una parte del proceso…

Nos puedes hablar de tu siguiente proyecto.

En este momento tengo toda mi energía puesta en Auto Liderazgo Femenino, porque hay que cambiar la perspectiva de cómo hay que entender la importancia de  liderar  sin presiones. Cuánto se nos ha hecho creer que debíamos liderar en femenino para no hacerlo en masculino, cosa que nos ha perjudicado, y que  ha llevado a muchas mujeres a sufrir el síndrome del impostor , qué es esa sensación de no  llegar a dar la talla. De modo  que tengo toda mi energía puesta en este libro ahora…

Muchísimas gracias Nora, por esta entrevista ¡ Mil gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.